Eurídice Losada es una señalada musicóloga cubana que, con setenta años, sostiene su pasión por la música. Principalmente se ha dedicado a las canciones infantiles y música infantil en general, todo lo relativo a la música y los niños es lo que siempre le ha apasionado y a lo que ha dedicado su vida.

La vida de esta experta en música infantil

Esta mujer está establecida ahora en la ciudad de Miami –luego de una estancia en Chile–, estuvo este jueves en el programa Con Voz Propia, de Radio Martí.

Nos contó de su vida. Charló asimismo de su obra musical, de los tropiezos del paseo y de un nuevo proyecto con los pequeños de La Pequeña Habana.

"Estoy súper persuadida del poder de la música, de la necesidad de hacerlo desde las edades tempranas para formar gustos, tendencias estéticas y formar nudos cariñosos", aseguró.

Losada es graduada de piano. Trabajó en el Instituto Cubano de Radio y T.V. (ICRT) dirigiendo el coro infantil y consiguió múltiples premios nacionales y también internacionales. Una de sus canciones infantiles fue finalista en mil novecientos noventa y nueve en el International Children Nile Song, efectuado en la ciudad de El Cairo, Egipto.

Eurídice efectúa un trabajo intenso con los pequeños de la Escuela y Day Care de la Iglesia Metodista Unida Hispana de Tamiami, situada en la setecientos veintiseis SW y la catorce avenida. La mayor parte de estos pequeños son inmigrantes de familias de Centroamérica y han hallado en la música una forma de expresarse.

"Doy gracias por poder participar en este proyecto y efectuar una tarea de acercamiento y práctica musical con estos pequeños. Asimismo de haber conseguido que con la música desarrollen su confianza y seguridad. Lo más esencial han sido los cambios en la personalidad de estos muchachos", explica Eurídice.

Si bien ahora se halla a gusto en esta etapa de la vida y su carrera, nos contó sobre su paso por los llamados Centros de Rehabilitación de Menores en La Habana.

"Fue entre las etapas más bien difíciles de mi vida. Padecí un proceso injusto y fui separada de la radio y de la T.V. cubana. Supe por amigos que V. Espín fue quien afirmó 'que haga con estos pequeños lo mismo que hace con los demás'".

De esa etapa, entre los años mil novecientos ochenta y seis a mil novecientos ochenta y nueve, sacó sus logros, sus experiencias y si bien jamás fue reivindicada le quedó la satisfacción de llevar a esos jóvenes su conocimiento y asistirlos a medrar con la música. Aun a este periodo lo llamaron "La edad de oro de la reeducación".

Tras esta experiencia llegó a Chile merced a una convidación de la universidad católica de este país. Estableció allá su vivienda y publicó el libro Tu voz es un don. Primeras técnicas para el vocalista popular, publicado en dos mil cuatro.

Eurídice Losada vive una nueva etapa de motivaciones.

Desea publicar un nuevo libro, ya revisado, sobre su paso por las escuelas de reeducación. Y no desea dejar fallecer la música.

"No dejen de cantarles a sus hijos. Cuando se pierde la voz materna en los primeros años, se pierde todo. Hay que trasmitir a los pequeños amor, amor... Y la música es ideal para eso", recomienda a las madres cubanas.